COMPARTIR

27 de abril de 2007

Tres Graves Equivocaciones


Exactamente hace unos 30 minutos vi conectado a KKK por última vez. Desperdicié todo un año pensando, ilusamente, que podría pasar algo con él. Bueno, sí pasaron algunas cosas pero no exactamente lo que yo quería.
Fuimos unas 4 veces al cine, tuvimos largas conversaciones, le regalé algunas cosas, compartimos películas, libros y hasta le hice un dibujo. Realicé todas las ridiculeces posibles para poder llamar su atención, pero él: nada.
Al principio no me gustaba, era solo un medio para averiguar sobre mi ex. Él me hablaba y yo solo le seguía la corriente hasta que me salió con lo de “Vamos al cine, yo invito” Entonces empezaron las clásicas timbradas al celular, la verdad es que yo me sentía incómoda pues no olvidaba a AAA así que rechazaba cada invitación suya.
Las conversaciones con él, vía msn, eran cada vez más amenas, entonces un día dije “si acepto salir con él no pierdo nada” y así fue.
Fuimos a ver Doom (una de las peores películas que haya visto) él trataba de hacerme bromas y a mi me parecía ridiculísimo, pero bueno, después de todo me caía bien y a pesar de que tenía un montón de cositas que no me agradaban, me empezó a gustar.
Entonces a partir de ahí todo giró en torno de él, llegaba de clases y me conectaba inmediatamente al msn para hablar con él, trataba de pasar por su universidad para ver si me lo encontraba.
Al principio parecía que me afanaba, siempre conversábamos hasta altas horas de la noche y lo que más me gustaba de él era ese interés que demostraba por las cosas que le hablaba, si le recomendaba que viera alguna película, la veía; que leyera algún libro, lo leía. Ahora que ha pasado el tiempo creo que solo me estaba hueveando, ni siquiera me estimó, nada, ni un poquito, lo sé.
Hubieron momentos en los que conocí a otros chicos pero, como la mala suerte me persigue, no pasaba nada; así que seguía pegada con KKK.
Con él cometí tres graves estupideces: la primera fue decirle que me gustaba (sí, lo hice) y la segunda (la peor quizás) fue pasar el 31 de octubre con él, Halloween, y terminar más ebria que Britney, Paris y Lindsay juntas. Desde ese día todo se vino a pique, no tuvo ni un poquito de consideración. Sabiendo que me moría por él empezó a afanar a mi amiga, mi mejor amiga.
La tercera gran estupidez la cometí la última vez que lo vi. Fue en la bajada de reyes de este año. Él iba a viajar a USA con una de esas empresas que mandan universitarios a trabajar, lo gracioso es que fui yo la que le pasó toda la información sobre dicha empresa, sin embargo, me enteré del viaje cuando él ya estaba en USA. Ingrato y malagradecido. Y bueno la equivocación consistió en sacarle “celos” (inexistentes, obviamente, de parte de él) con un chico que recién conocí ese día y del que no puedo despegarme hasta ahora, pero esa es Otra historia.
Quizás ése 6 de enero fue uno de esos días en que todos los protagonistas de una historia se juntan, el día cero, pero en este caso nunca hubo historia.

6 comentarios:

  1. que bueno tenerla por aqui querida gatubela

    :P

    ResponderEliminar
  2. Pues interesante eso de hacer sustitución de mentes pero no de corazón, o sea, tu entiendes jajaja

    ResponderEliminar
  3. je je je, ahora me toca devolver la visita.
    Interesante, shit happens, pero mujel ...ke esas cosas pasan y la única solución s hacer de tripas corazon y no desmoronarse.

    love's a bitch XD

    oe, llévame al cine, pero tu pagas :D

    salu2

    ResponderEliminar
  4. autista eh? . y ke modelo de auto manejas?

    ..ups... mal chiste..

    ResponderEliminar
  5. definitivamente suele pasar, y lo peor de todo es que siempre nos fijamos en alguien que no se fija en nosotros, pero al que esta atras como perro faldero, nisiquiera lo miramos. Pero cuando se aleja queremos que regrese, es que nosotras siempre queremos tener "nuestras velitas prendidas".

    ResponderEliminar